viernes, 10 de diciembre de 2010

Tu Eres mi Fuerza...


Señor. Gracias por la paz que me das. Una paz que va más allá de la aflicción que el mundo me ofrece.

Si, es cierto que en el mundo encuentro aflicción, pero mi confianza crece cuando recuerdo que tu venciste al mundo que me aflige y en esta confianza quiero permanecer y vivir en este día.

La confianza que viene de ti, es confianza fuerte y grande que llena y satisface.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada